Aunque suene exagerado para algunos, pero cada fabricante de kits tiene su propia filosofía de producción y comercialización. Entender la calidad de un kit que un determinado fabricante ofrece, obliga a comprender cual es esta filosofía. Sin embargo esto no implica que todos los fabricantes tengan una filosofía clara, aunque esto de por sí es una filosofía.

 Producción y comercializacióndel maquetismo

Por ejemplo, las conocidas japonesas Tamiya y Hasegawa tienen una filosofía orientada a la calidad, ingeniería optimizada para lograr increíbles resultados a niveles de precisión muy altos. Esto implica lanzamientos de temas tradicionalmente populares con baja frecuencia a precios bastante altos. Estos, están dirigidos al maquetista que busca gran calidad dentro de una caja y al maquetista con menor experiencia que busca buenos resultados sin mucho esfuerzo. Trumpeter, Hobbyboss y nuevos fabricantes asiáticos no japoneses poseen una filosofía basada en la competencia dentro del creciente mercado del maquetismo. Muchos lanzamientos durante la temporada, tanto de temas populares como exóticos (incluso a veces comercialmente arriesgados) a precios menores a los japoneses. Estos dirigidos a todo público, mostrando un creciente nivel de calidad, acercándose a sus rivales directos asiáticos. Aunque esto no ha sido gratis. Grandes aciertos y desaciertos dejan huella entre el público. En otra línea se encuentran pequeños o no tan pequeños fabricantes de exquisiteces dedicadas a maquetistas exigentes y especialistas. Dentro de este grupo se puede identificar Eduard y Zokei Mura, que con distinto enfoque logran similar objetivo: atraer al mercado altamente exigente y proveerlo dentro de una caja con todo lo necesario para armar el kit con muy alto estándar. En este sentido, aftermarket y out-of-box se mezclan en una categoría intermedia donde todo el aftermarket sale out of the box. No es necesario aclarar que el precio es exorbitante, y de nuevo la cantidad de lanzamientos es más reducida aun, aunque la selección de temas esta mas alineada con gustos de maquetistas más avezados y de billetera más abultada. Un interesante incipiente grupo es el de los kits short-run, que tiene su origen en dos aspectos importantes relacionados con su ubicación geográfica. Muchos de estos pequeños fabricantes provienen de Republica Checa, Ucrania, Rusia  u otros países del este de Europa, donde el cierre económico y cultural obligo a desarrollar una industria independiente de influencia occidental y asiática. Estos, han tomado dos caminos. Uno es integrarse al mainstream, con características similares a los nuevos jugadores Chinos, ya que en parte son nuevos. Fabricantes como Zvezda, ICM, Masterbox y Miniart están logrando grandes avances. Otro grupo, ha seguido la línea de los short-run, que son kits realizados por pequeños fabricantes como Sword, A Model, AZ Model, CMK y otros, que están dedicados al maquetista más experimentado y que busca armar modelos menos populares, aunque no por ello menos interesantes. Es común que en sus cajas incluyan piezas en resina y fotograbados, aunque la calidad del plástico e ingeniería es de más pobre calidad. Sin embargo, no por ello, su nivel de detalle y acabado es inferior. Solo que necesitan más trabajo.

Estoy seguro que el maquetista conocedor estará extrañando la mención a un importante lugar geográfico para el maquetismo. Me refiero a Europa central y Estados Unidos. Es conocido por todo maquetista iniciado al menos en los 90’s que casi todo productor Europeo desapareció (Heller, Esci) o fueron absorbidas por otras empresas (MRC a Italeri, Revell a Monogram) o sobrevivieron en base a su tradición (Airfix). Las sobrevivientes de este cambio, Airfix, Revell e Italeri (corazón italiano, dinero norteamericano), luchan por redefinir su filosofía, otrora poderosa basada en ser revolucionarios en el mercado y poseer un gran catalogo. Sin embargo, en el mercado actual, eso es solo recuerdos para nostálgicos y coleccionistas. Revell e Italeri tratan de sumarse al mainstrean de la misma forma que Zvedza e ICM lo buscan, tratando de ser grandes empresas, con gran catalogo histórico, pero que sin embargo pelean el mercado a los “nuevos”, incluyendo Academy y AFV Club, coreanos con buena relación precio/calidad.

Airfix: Mercado y nacionalismo

Al respecto, Airfix busca un camino aparte. Aprovechando todo el capital histórico y nostálgico que tiene principalmente en el Reino Unido, busca recuperar su imagen entre niños y adultos jóvenes, construyendo una imagen en base a su marca, mucho más poderosa que sus competidores en el mercado. La estrategia implica la publicación de 3 revistas que incluyen en nombre de Airfix (Horby modelling, Airfix modeler en la línea de la revista Tamiya y el boletín para miembros del club). Hornby compra Humbrol y en un poderoso anuncio nacionalista traslada su producción a Inglaterra (eso recuerda a los Ingleses su glorioso pasado industrial). Para el ultimo Scale Model World llevan un Lynx de la RAF para apoyar el lanzamiento del helicóptero en 1/48. Ahora, basándose solo en aspectos maquetistas, esta estrategia ha sido efectivamente llevada a la acción.

Un review basado en la filosofía del fabricante: A-4B Airfix 1/72

Por ejemplo, el A-4B recientemente lanzado por la marca, es un golpe nacionalista aprovechado para el aniversario 30 de la guerra de las Malvinas/Falklands. Que mejor que armar el avión de los “malos”? Fuera de los aspectos simbolicos, la maqueta posee un gran nivel, ingeniería similar a la japonesa aunque algunos detalles muy suaves y plástico algo blando. El calce es muy bueno, una cabina correcta y rápidamente se obtiene un kit que deja satisfechos a maquetistas no iniciados. El kit sufre de algunos problemas de veracidad (como detalles que fueron reparados en combate y la forma de la nariz), pero visualmente es sin duda un Scooter. Si a eso le suman el precio de £9 en cualquier tienda y £17 con pinturas, 2 pinceles y pegamento, es el regalo perfecto para las frías y oscuras tardes inglesas (el Zero 1/72 Tamiya vale £20 y el Su-30MKK 1/72 Trumpeter lo mismo pero sin materiales). Se entiende perfectamente la selección de la decoración, aburrida para el maquetista, pero visualmente atractiva para el no conocedor. Los colores US Navy de los 60’s también lo hacen perfecto. Solo necesitas 3 colores: gris, blanco y negro (ruedas y toda la cabina en negro). En lo personal hubiera elegido cargamento más interesante para el Scooter, pero no importa, el que no sabe pondrá los 3 estanques auxiliares y 2 bombas.

En resumen, mi punto es que entendiendo la filosofía de los fabricantes es posible comprender lo que se tiene dentro de la caja, y se puede disfrutar sin esperar algo distinto a lo que simbólicamente ofrece el fabricante.

Advertisements