Todos los que hemos asistido a una exposición o concurso de maquetismo hemos visto como algunos personajes claramente se destacan sobre otros. Lo interesante de esto, es que estos se repiten constantemente y parece ser posible generalizarlos hasta el extremo de crear tipologías. Sin dar nombres, y manteniendo generalizaciones (en la medida de lo posible) les presento una lista de los peculiares personajes que he visto en distintos eventos del maquetismo.

Anfitrión: Aunque no sea parte de la organización del evento, conoce a casi todos los visitantes, saluda y recorre la muestra con ellos. Excelente aliado para relaciones publicas y forjar redes de contactos. Por lo general se queda todo el día.

Comprometido: Pidió permiso en la casa (y/o trabajo) para acampar todo el fin de semana en la exposición. Posiblemente es miembro del comité organizador, y organizó las vitrinas los días previos. Si no, igual colabora en lo que pueda. Siempre entusiasta y dispuesto a ayudar. Muchos le confían sus propios trabajos porque saben que se preocupa por ellos y no los mal tratará.

Crítico de arte: Siempre camina y observa haciendo gestos de desaprobación. Conoce todas las maquetas del mundo, sus errores, formas de solucionarlo, combinaciones de colores perfectas y su conclusión es que no debieron haber permitido ninguna de las maquetas expuestas debido a lo imperfectas que son. Véase leyenda.

Diva: Aquel maquetista que por lo general no es conocido por la organización, pero que ha sido especialmente invitado a participar en ella. Va de visita por un par de horas y siempre escoltado por alguien de la organización y otros maquetistas. De ojo crítico debido a su experiencia, por lo general su opinión es escuchada e incluso es posiblemente invitado a compartir un café/te/refresco con la organización.

Expositor: Si es primerizo, posiblemente se tratara de quedar cerca de sus trabajos para esperar por retroalimentación de los visitantes (o a ‘parar la oreja’ recogiendo inteligencia). Si es veterano, posiblemente se dedica a hablar con los amigos y mirar los otros trabajos.

Flojo: Dícese de aquel miembro de la organización que no desea realizar la tarea que se le ha designado. Excusa típica es saludar un amigo o que alguien le pregunto por su maqueta. También puede referirse a aquel visitante que luego de una inspección rápida, busca donde sentarse y espera que los conocidos se le acerquen a saludar.

Hediondo: Por alguna razón, en todo evento maquetista siempre hay al menos uno que decidió salir (por primera vez en el mes) de su guarida para hacerse presente en tan magno evento. Aunque se agradece, parece que la última vez que se bañó fue para su bautizo. Muy posiblemente, es visto en cada exposición con la misma ropa de la última vez.

Leyenda: No es que sea tan buen maquetista que ha logrado status en la comunidad, si no que las leyendas dicen que alguna vez armó una maqueta. Nadie le ha visto maqueta terminada y cuando se le pregunta si está participando en la exposición, responde con un típico y esquivo ‘la maqueta se estropeó en el camino’, ‘no cabía en el auto’ o simplemente ignora la pregunta y señala alguna vitrina al azar.

Militar/otaku/ci-fi: Se entiende que el maquetismo está muy ligado a otros pasatiempos relacionados, por lo que es frecuente ver asistentes vistiendo sus prendas de gala como uniforme militar, poleras de películas o series, e incluso full cosplay.

Ninja: Usualmente joven, es aquel buen maquetista cuyos trabajos son conocidos en Internet y por lo general participa en comunidades con seudónimos pero muy pocos conocen su nombre real o apariencia física. Siempre está ahí, y cuando escucha un buen comentario sobre su trabajo, esboza una sonrisa y desaparece en la oscuridad.

Novato: Todos nos hemos visto alucinados la primera vez que asistimos a una exposición y hemos soñado con ser capaces de terminar nuestras maquetas igual de bien que los expositores. Hermosa época de inocencia…

Outsider: Maquetista que llega al evento con su maqueta en una caja y la muestra a todos sus conocidos, pero no es parte oficial de la muestra.

Paparazzi: Visitante que llega armado con cámara fotográfica profesional, trípode, filtros y posiblemente luz adicional para fotografiar las maquetas que le interesan (usualmente las suyas y las de los amigos). Su trabajo es clasificado. Casi nunca sus fotografías están abiertamente disponibles.

Periodista: Aquel simpático personaje que cuando ve una maqueta que le interesa, no descansa hasta encontrar el autor para preguntarle hasta el más ínfimo detalle del proceso de armado y pintado.

Reflexivo: Siempre eventos de maquetismo son fuente de inspiración. Algunos pueden observar la misma maqueta por horas, planeando futuros proyectos y otros deambulan a paso lento entre mesas y vitrinas mientras el ambiente los llena de ideas para la próxima exposición.

Sabio: A diferencia del crítico de arte, su trabajo es conocido y habla de lo que sabe, siendo capaz de solucionar disputas con justicia y argumentos. Usualmente, es seleccionado como miembro del jurado en concursos.

Vendedor ambulante: Nunca falta quien usa la exposición/concurso como excusa para traficar. Siempre, valioso personaje que se adueña de algún rincón aledaño. A veces, incluso está preparado con suministros de sobrevivencia para todo un día de transacciones.

Mención especial:

Novia(o)/esposa(o)/media naranja: Si está presente es una prueba de amor verdadero (o desconfianza). Su presencia es intimidante, en especial si hay sección de ventas involucradas y limitan la libertad de movimiento y sociabilización. A pesar de esto, asisten y se bancan horas de pie mirando ‘juguetes’ y extraños personajes (por lo general se quejan del mal olor debido a problemas de higiene o ventilación). Algunas(os) incluso ayudan en la organización y logística involucrada en la participación. Su silenciosa (y a veces pasivo/agresiva) presencia debe ser reconocida y agradecida. En el caso de tener niños(as), su labor evitando que destrocen maquetas es encomiable.

Esos son los personajes característicos que se me vienen a la mente. Imagino que todos nos podemos encontrar identificados con al menos uno de ellos y espero que no se lo tomen de forma personal. Toda exposición y concurso de maquetismo es una gran oportunidad de sociabilizar y siempre se agradecen los comités organizadores y miembros activamente involucrados. Si encuentran más, no duden en incluirlos dejando un comentario y los invito a participar en la discusión.

Advertisements