Finalmente, luego de varios meses de trabajo interrumpido, pude terminar el Pantera. Y una vez terminada la maqueta, me tomó otro par de semanas extras para escribir todo lo que quería decir respecto a la maqueta y mi experiencia durante el proceso de armado.

Para cerrar la etapa de armado de la maqueta, he decidido concentrarme en algunas áreas especificas que necesitan algún tipo de atención y en detalles generales que pueden ser de ayuda si alguien arma el mismo kit. Lo primero que debo mencionar es que el libro de Multimodel probó ser tan importante como las instrucciones. En especial los planos y fotos de detalles fueron fundamentales para terminar de ensamblar la maqueta.

Lo primero es dar respuesta a una duda que tenia desde el momento de recibir el kit, y se refiere al ensamblaje de la nariz. Luego de algunas pruebas en frio, me decidí a hacerlo en dos partes. La primera fue pegar el cono plástico a las piezas que conforman la sección delantera del fuselaje. Esta pieza necesitó algo de ajuste y lijado extra, pero nada muy terrible. Una vez esto seco y corregida cualquier imperfección, pegue la nariz de resina al resto de la sección delantera. Nuevamente, harto ensayo y error hasta dar con la ubicación adecuada. El calce resultó ser mucho mejor que lo esperado, y solo fue necesario utilizar un poco Mr Surfacer 500 para cubrir la grieta entre las piezas.

Sin embargo, la respuesta a la pregunta inicial aun no tiene respuesta: ¿Es la nariz una buena representación del Mirage Pantera? En primer lugar, observando la forma, parece ser muy buena. Claro que como mencioné anteriormente, algunos ajustes fueron necesarios. A pesar de esto, no fue difícil lograr la forma deseada. En términos de medidas, la nariz tiene una dimensión correcta comparada con el plano de Multimodel. Lamentablemente no tengo mejores fotos de cuando medí la nariz antes de pegarla (y resulto muy complicado afirmar la maqueta con una mano, Vernier con la otra y además sacar una foto). Otra complicación resulta ser el medir un objeto en 3 dimensiones y luego medir lo mismo en 2 dimensiones. Luego de varias mediciones puedo concluir que el kit se acerca bastante a las medidas esperadas para la escala.

Con el caso de las tomas de aire quiero ilustrar un sentimiento que me quedó a lo largo de todo el proceso de armado. La maqueta no es particularmente difícil de armar (aunque no es una Tamiya), pero si quieres lograr buenos resultados tienes que trabajar por ellos. Con esto me refiero al calce de piezas como las tomas de aire y otras decenas de detalles. En este caso por ejemplo, el pegar las piezas no fue suficiente, si no que tuve que lijar y enmasillar un par de veces hasta lograr un acabado homogéneo. De nuevo, no es nada complejo de hacer, pero tienes que trabajarlo. Lo bueno es que la maqueta esta bien diseñada, por lo que todo calza bastante bien.

La sonda de reabastecimiento, su forma y ubicación resultó ser un tema mas complejo de lo esperado. Por un lado, la forma es distinta al compararla con los planos. Sin embargo, en las fotos parece ser distinta dependiendo el ángulo por donde se aprecie. Pese a esto, me decidí a intentar una forma de ‘consenso’ (o una situación intermedia donde yo haya quedado conforme respecto a la similaridad entre foto/plano). Esto no fue particularmente complicado, solo darle forma a la resina cortando un pequeño excedente y luego lijando hasta lograr la forma deseada.

Respecto a los pilones, estos no produjeron ningún tipo de dificultad. Solo hay que tener cuidado con el pilón central, ya que hay que lijarlo un poco para que no tope con la pieza de resina ventral. Para los dos pilones extras del Pantera, no hay indicación en el plástico respecto a su posición, por lo que todo material de referencia que ayude a su correcto posicionamiento es de extrema utilidad. Lo mismo con el tren de aterrizaje. En este caso, las instrucciones proveen con información algo confusa respecto a la posición de las tapas reforzadas del Pantera. Además, las tapas de resina son frágiles (especialmente noten el color casi transparente). En parte, tuve que adivinar donde ponerlas. No sé si el ángulo y posición es 100% correcto, pero ya están ahí y ahí se quedan. Los pozos tienen un buen nivel de detalle. Estoy seguro que maquetistas más ambiciosos que yo optaran por detallar aún más, agregando cables y parafernalias varias. Sin lugar a dudas esto enriquecerá una maqueta que ya es bastante buena ‘de caja’.

Uno de los fuertes de la maqueta es la disponibilidad de antenas y detalles menores no solo para un Pantera, si no que para Mirage 5/50 en general. Independiente a la versión, solo se usarán unas pocas de las provistas en los fotograbados, por lo que los sobrantes estoy seguro que serán muy apreciados para proyectos futuros. Las instrucciones proveen una útil guía sobre las antenas y detalles para las distintas versiones. A pesar de esto, recomiendo verificar con fotos y planos. Por ejemplo para la pequeña aleta del estabilizador vertical, en las fotos pueden ver como las instrucciones recomiendan utilizar una pieza de forma muy distinta a la original. En lugar de usar la recomendada del kit, encontré en los fotograbados otra de forma mas o menos similar. Una vez recortada, se convirtió en mi opción de reemplazo.

En lo personal no creo que sea necesaria mucha parafernalia en el interior de aviones en escala 1/72. El panel de controles y laterales, tienen buen detalle. Con algunas calcas de la colección de sobrantes y efectos de pintura, logré dar vida al interior.

El resto lo hace el bonito asiento de resina provisto por el kit. De alguna forma, cuando tienes un asiento de esos, te motivas a pintar lo mejor posible y aplicas todos los efectos necesarios para rendir tributo a una pieza tan lujosa. Lo mismo con el motor, combinación de resina y plástico pintada en varias capas con esmaltes metalizados Humbrol y ensuciado con la paleta de weathering Tamiya.

La maqueta esta finalmente ensamblada. He quedado muy conforme con los resultados. Hace un año no estaba en mis planes armar una maqueta de la FACH (quizás un F-16…), y mucho menos un Mirage que viniera con todo lo necesario dentro de la caja. Se que no es una maqueta con calidad ‘de concurso’, pero es un tributo digno para mi vitrina (y para mi blog). Cuando comencé el proyecto de armado, mi objetivo era demostrar que gracias a la maqueta HPM es posible hacer una maqueta de Pantera sin mayores dificultades. Creo haberlo logrado.

¿Próximo paso? Para el Pantera, esperar por pintura y aerógrafo. Ojala sea pronto, pero irónicamente el estar en Inglaterra me hace mucho mas difícil conseguir las pinturas K4 que quiero, y estoy a la espera de la encomienda desde Chile. Lo siguiente para el ‘Proyecto Mirage’ del blog es la maqueta de Mirage 5 de PJ Productions, que es el mismo plástico de HPM pero con otras resinas. Siguiendo la misma rutina, haré una revisión rápida y se ira directo al taller. Aun no hay noticias de la nueva maqueta de RV Aircraft, así que a esperar ¡Hasta la próxima!

Temas relacionados:

En proceso de armado: HPM Hobbies 1/72 Enaer Mirage 50CN Pantera. Segunda parte

En proceso de armado: HPM Hobbies 1/72 Enaer Mirage 50CN Pantera. Primera parte

HPM Hobbies 1/72 Enaer Mirage 50CN Pantera. Una revisión directa de la caja

Advertisements