Ahora que me decidí a oficialmente volver a la aerografía, me encontré con la necesidad de tomar varias decisiones respecto a que aerógrafo adquirir, compresor y materiales. En internet es posible encontrar una gran cantidad de sugerencias al respecto, además de la ayuda que colegas nos pueden brindar. Sin embargo, un aspecto fundamental que no es frecuentemente tratado es la selección de pinturas.

En mi caso, me encontré en una situación bastante peculiar. Aunque he estado maqueteando hace varios años, mi stock de pinturas era bastante reducido. Específicamente, varios esmaltes Humbrol para pintar interiores y detalles menores, además de una colección básica de acrílicos Vallejo, Revell y de nuevo Humbrol. Todas orientadas a la aviación y no mas de 20 colores. Como mi objetivo siempre fue usar el aerógrafo con acrílicos, los esmaltes Humbrol continuarán siendo utilizados para detalles menores a pincel. De los acrílicos disponibles, es conocido que los Humbrol y Revell no son los mejores para el aerógrafo. Los primeros son particularmente temperamentales en su comportamiento, incluso con pincel. Los acrílicos Revell tienden a tener una densidad considerablemente mayor que otros acrílicos, particularmente después de abiertos por un par de años. De los Vallejo, Model Color es posible aerografiar muy bien diluidos, pero solo tengo 10 colores que posiblemente encontrarán mejor uso para soldados.

Ante ese panorama me encontré en la situación de tener que comprar pinturas para aerógrafo para cada uno de mis próximos proyectos (incluyendo por supuesto para mi retorno a los blindados). Pensando en la opción mas económica, mi decisión fué enfocarme en solo un fabricante. La razón: las pinturas de distintos fabricantes (aunque acrílicas) no son siempre compatibles, por lo que sería necesario tener colores básicos para luces y sombras o para combinar tonos específicos de cada fabricante cuya compatibilidad no está asegurada en el stock.

Por esto es que me decidí a no seguir la moda de comprar sets de pinturas dependiendo de la maqueta a pintar. Excepto notables excepciones (cuando sí conviene hacerlo), es posible encontrar que los sets tienen colores duplicados en otros sets o en nuestro propio stock. Además, creo firmemente en mi propio criterio para mezclar 2 o más colores para lograr tonos específicos que considero cercanos a la realidad (y que ahorran comprar un tarro de pintura nuevo).

No voy a hablar de cada fabricante disponible en el mercado y sus ventajas y desventajas (esto es fácil de encontrar en internet), si no que les comento una serie de factores que me llevaron a tomar la decisión:

Disponibilidad. Esto es mucho mas importante de lo que parece. No vale la pena comprar pinturas de un fabricante cuya disponibilidad no esta asegurada en nuestra área (o fácilmente online). No estoy dispuesto a esperar semanas por un tarro de pintura que se acabó mientras estaba pintando. En ese sentido los fabricantes locales pueden ser los mejores aliados.

Precio. Esto es lógicamente importante, pero a veces lo barato sale caro. Con esto me refiero a que aunque donde vivo, acrílicos Humbrol es lo mas barato y de fácil acceso, en varios casos he tenido que repintar maquetas porque la pintura (recién comprada) estaba llena de grumos o a pesar de imprimar no logré que se adhiriera a la superficie.

Variedad de colores. Si el objetivo es de hacerse con un stock de pinturas que perduren en el tiempo, no es posible ser fiel a un fabricante que ofrezca un catalogo muy reducido de pinturas.

Versatilidad. Esto es un aspecto un poco mas personal. Me gusta que las pinturas para aerógrafo también se puedan utilizar (en caso necesario) con pincel. Hace años me di cuenta que los acrílicos Tamiya son muy difíciles de controlar, y hace poco descubrí que los Ammo Mig son imposibles (al menos desde mi punto de vista, otros pueden discrepar).

Experiencia previa y/o pruebas. Antes de hacerse de un lote de pinturas, una posibilidad es probar varios fabricantes hasta encontrar la que mas se ajusta a nuestras necesidades.

Razones personales. Es posible elegir utilizar pinturas de un fabricante u otro en función a la comodidad con ciertas formas de trabajo (distintas pinturas se utilizan de forma diferente), ganas de utilizar un fabricante en particular o simplemente por otras razones personales que pueden definir la decisión.

Por estas razones me decidí a adquirir un lote de pinturas Lifecolor, fabricante de bajo perfil y buena reputación basado en Italia. En el pasado tuve buenas sensaciones probando su línea de verdes olivas del ejercito de EEUU. Estos son fáciles de adquirir a través de mi tienda local. Aunque no son los mas económicos del mercado, en general su calidad me asegura buenos resultados fácilmente, y su gama de aproximadamente 250 colores permite pintar de todo. También, es posible usarlos con pincel sin mayores dificultades, permitiéndome usarlas para soldados u otros accesorios.

Entiendo que basado en los mismos criterios es posible llegar a distinta conclusión. Estos dependen de cada maquetista. Tampoco estoy descartando los otros fabricantes o diciendo que son de menos calidad que Lifecolor. Mi objetivo es solo proponer algunos aspectos basados en mi experiencia que ayudan tener en caso de tener que elegir pinturas para aerografía. En mi caso, después de las primeras pruebas con las Lifecolor en el aerógrafo, puedo decir que estas cumplen con todas mis expectativas. Por supuesto que no significa que seré 100% fiel, si no que cuando sea necesario (y justificable) también probaré pinturas de otros fabricantes. Cuando lo haga, les contaré mi experiencia.

Advertisements