Como es tradición, el club Bolton IPMS realizó su reunión el segundo jueves del mes. Luego de casi un año de constantes invitaciones de Mike (mi dealer, dueño de MJR Models), pude asistir. A continuación, les relato mi experiencia.

Día soleado y caluroso (22 grados) en Manchester, de aquellos que ocurren con tan poca frecuencia que quedan grabados en la mente. En mi caso, no solo quedará grabado como el día en que almorcé con ex jefe y bebimos cidra a pleno sol (tradición inglesa), si no que como cuando inicié mi nueva etapa como maquetista miembro del Bolton IPMS. De alguna forma siempre he estado involucrado física y/o virtualmente en clubes, desde niño en el antiguo Club de Plastimodelismo de Maipú y luego Club Invader, hasta Solomaquetas, IPMS Chile y Grispanzer. Los últimos casi 4 años han sido el periodo más largo en que no he conversado en persona con otro maquetista. En ese sentido, las visitas a la tienda de Mike eran mi único contacto con otro humano/maquetista. Luego de asistir a su exposición anual en enero, sabía que cuando tuviera el tiempo los iría a visitar. Nunca pensé que tendría que esperar tanto, y no imagine que tanto los valoraría.

El viaje desde el centro de Manchester es de 30 minutos en tren, luego 15 minutos a pie desde la estación de Horwich hasta la escuela St. Joseph’s RC High School que el club hace muchos años utiliza como centro de reuniones y eventos (me recuerda al Atelier la Ferme…). Las reuniones mensuales se hacen entre 7:30pm a 10:00pm. Horario cómodo considerando que los miembros viven en los alrededores y pueden asistir después de la cena. De hecho, yo era el único que tuvo que viajar de ‘lejos’. Para mi gusto fue una reunión muy concurrida: 40 personas y unas 30 maquetas. La lógica del evento es muy simple: El centro de atención son las maquetas. Todo maquetista se motiva a presentar sus trabajos, sin importar su nivel de experiencia o si son trabajos en proceso de armado o maquetas listas. Estas se presentan en mesas dispuestas al centro de la sala y los maquetistas las recorren, fotografían y discuten entre ellos. Nadie arma o pinta maquetas en el lugar ni se dicta charlas. Otros clubes funcionan de esa forma ¡pero eso no nos gusta a los de Bolton!

Mención especial es el stand de Mike, centro de atención de muchos (me incluyo). El suple a casi todos los maquetistas del club, así que los negocios están siempre presentes. Además, él es todo un personaje del club, así que siempre está ahí para bromear. Es un lujo que te lleven casi cualquier producto que se imaginen a la reunión. Por supuesto, otros maquetistas también tienen sus ventas y trueques, cosa nada de extraña a grupo alguno.

Un detalle peculiar es la forma de actuar inglesa. En general son amistosos y Bolton IPMS es conocido como ‘el club amistoso’ (‘the friendly club’), pero cuesta romper el hielo del primer contacto. De hecho, los maquetistas tienden a agruparse con sus amigos y hablar entre ellos, excepto para comentar las maquetas. Las personas con las que pude hablar, casi todos son nuevos en el club, así que no interactúan mucho con el ‘núcleo’. Aunque son muy amigables y las maquetas son un lenguaje universal, debido a la naturaleza inglesa no es posible esperar hablar más de 10 minutos con cada maquetista. Entendiendo eso hace mucho sentido que una reunión mensual sea suficiente para ver a los amigos y maquetas nuevas.

Los aspectos de organización del club se hablan en no más de 15 minutos. Cada mes, se elige la mejor maqueta de la reunión. El ganador del mes pasado ejerce de jurado. En esta oportunidad ganó la maqueta de un barco espectacular. La calidad de los trabajos presenta gran variación, desde trabajos de novatos hasta de maquetistas ganadores de trofeos a nivel nacional. No existe vergüenza y se motiva mucho el intercambio de ideas. Para inscribirme en el club, tuve que pagar una membresía anual del £12 (18 dólares). Con esto tengo derecho a participar en las reuniones y exponer en la mesa del club en exposiciones alrededor del país. Para que hagan una idea, este mes nos inscribimos 8 nuevos miembros. Esta membresía financia el club, además de otros eventos como rifas mensuales. Conversando con Steve (el encargado de las membresías), logre entender mas o menos la lógica del club. Aquí me quiero detener y hacer una reflexión.

El Bolton IPMS (y posiblemente muchos otros clubes) funciona en forma similar al sistema educativo inglés. En secundaria y estudios terciarios, los cursos son iguales para todos los estudiantes, pero es responsabilidad del estudiante elegir que tanto se quiere lograr. Con esto me refiero a que por ejemplo en la universidad puedes obtener un grado de licenciado (bachelor) en 3-4 años pero el resultado final está dividido en categorías dependiendo del desempeño que se logre al final del programa: First-class honours (1st); Second-class honours, upper division (2:1); Second-class honours, lower division (2:2); Third-class honours (3rd); Ordinary degree (pass). Si la intención del estudiante es tener un trabajo estándar en su área, entonces aprobar con la nota mínima es suficiente. Si ese mismo estudiante quiere hacer una carrera exitosa y optar a los mejores puestos y salarios, tiene que haber sido el mejor (first o second-class). Lo mismo para hacer postgrados. La consecuencia de esto es si solo se quiere aprobar, un estudiante puede decidir aprender lo suficiente para sacar la nota mínima o ir mas allá para obtener un mejor grado. Los requisitos son muy claros, y los(as) profesores constantemente clarifican respecto a lo esperable de un estudiante para alcanzar cierto nivel de desempeño. Por supuesto que esto también depende de la habilidad de cada estudiante y muchos otros factores personales y sociales, pero se entiende la idea básica.

Volviendo al club: Pagando la membresía puedes asistir a las reuniones y mostrar tus maquetas. Eso es lo mínimo que se espera de un maquetista. Si quieres involucrarte mas, puedes hacerlo. Pero no hay nadie obligándote a cumplir responsabilidades. El club es lo suficientemente grande para tener suficiente gente activa que hace las cosas funcionar (a los que me refería como ‘núcleo’). Además, debido a su antigüedad, muchas cosas funcionan por inercia. El ser responsable (miembro de la directiva o comités) es un llamado personal y no una imposición de un líder. Bolton IPMS no dejará de funcionar por tener miembros ‘pasivos’, si no que existe para que justamente estos miembros puedan disfrutar del maquetismo durante las reuniones.

En resumen, aunque solo pude estar por 2 horas, fue una gran experiencia y me sentí muy bien recibido. De hecho tengo que agradecer a Mike e Ian por llevarme en la camioneta de la tienda a la estación de trenes. Me sentí como cliente Premium. Aún tengo que definir mi rol en el club, pero eso queda para más adelante. Por ahora quiero conocer más gente, entender un poco más del maquetismo inglés y por supuesto seguir comentándoles mi experiencia en el blog.

Si ustedes son de los maquetistas que teniendo un club cerca no participa por pereza o falta de ganas, los invito a darse una vuelta e ir a conversar con los colegas. Aunque el maquetismo es una actividad individual, los seres humanos somos sociales por naturaleza y todos necesitamos interactuar con otros. De seguro que las ganas por retomar ese proyecto antiguo volverán y nuevas ideas florecerán… O al menos podrán compartir anécdotas respecto a lo difícil que es armar o pintar.

Advertisements