Hace tiempo que las redes sociales han tomado un lugar fundamental en la comunicación y difusión del maquetismo. A pesar de la facilidad para integrar y eventualmente participar en estas comunidades, no siempre está clara la forma socialmente aceptable para hacerlo. Por este motivo me decidí a reportar algunos de los errores típicos que dificultan la integración a grupos online. Aunque estos se aplican principalmente a Facebook, posiblemente la red social más popular entre maquetistas, también pueden ser molestos en otras redes sociales o grupos virtuales.

No seguir las reglas específicas de cada grupo. Esto es norma básica para el funcionamiento de un grupo. Si se desea participar, se deben seguir las reglas. Algunos grupos son más estrictos que otros, pero eso no es razón para no acatar la normativa.

No hacer preguntas del tipo: ‘necesito saber los colores para pintar mi P-40’ o ‘alguien sabe dónde puedo encontrar la historia del Tiger’. Aunque estas preguntas son bastante frecuentes y son dudas comprensibles de los colegas mas novatos, el problema es que muchas de estas pueden ser resueltas leyendo el manual de la maqueta, escribiendo la misma frase en Google y posiblemente leyendo publicaciones anteriores en la página del grupo. Incluso, algunos grupos manejan completos archivos donde hay respuestas a preguntas frecuentes. El objetivo de un grupo virtual no es fomentar la flojera de algunos. Hagan su propia investigación y si quieren preguntar algo, ojala sea justificando la razón para solicitar ayuda experta (e indicando que no fue posible encontrar solución en otros lugares).

Compartir fotos de maquetas sin proveer información básica: modelo, fabricante y escala. Si se deciden a participar en un grupo y mostrar su trabajo, lo primero es entregar información básica y algo de contexto que facilite la crítica constructiva.

No atreverse a compartir fotos por miedo a la crítica negativa. Algunos grupos son claramente dedicados para que los expertos y el jet set del maquetismo expongan sus trabajos, pero muchos son manejados por personas maquetistas comunes y corrientes y están dirigidos a maquetistas comunes y corrientes. Nadie nació sabiendo, y los buenos maquetistas han aprendido gracias a la experiencia acumulada y la retroalimentación de los colegas.

Compartir fotos borrosas y oscuras. No todos los maquetistas son fotógrafos profesionales ni cuentan con los implementos básicos de un estudio fotográfico, pero un mínimo de luz y nitidez es necesario para apreciar la maqueta en cuestión.

Compartir fotos borrosas y oscuras y luego preguntar ‘¿Que opinan del color?’. De nuevo, lo mismo de arriba.

Enojarse por comentarios negativos, aunque constructivos. Enojarse por críticas injustificadas es justificable, pero enojarse por la crítica constructiva es el equivalente a cuando en el futbol de barrio el dueño de la pelota decide llevársela porque su equipo va perdiendo.

Ser mezquino en la participación (I): Publicar nuestro trabajo o preguntas en el grupo pero nunca comentar lo de los demás (o no participar de ninguna discusión). Se entiende que el tiempo pueda ser escaso y se quiera dar prioridad a publicar algo propio en lugar de comentar en temas de los demás, pero esa generosidad es necesaria para el crecimiento del grupo. Y esa es la forma en que nuevas amistades ‘virtuales’ (y eventualmente reales) se forjan entre maquetistas.

Ser mezquino en la participación (II): darle ‘me gusta’ a todo. El botón ‘me gusta’ es muy conveniente para dar la sensación de actividad. Sin embargo, a veces es necesario ir un poco más allá y tratar de publicar un poco de contenido (o al menos comentarios) original.

No solo la no-participación es mala, sino que también hay formas de participación molesta:

Publicar sentimientos. Aunque el grupo virtual es un espacio social, existen otros lugares para satisfacer nuestras expresiones personales. Por ejemplo, nuestras cuentas personales.

Publicar temas políticamente sensibles. Publicar insultos dirigidos a otros miembros o grupos. No hay necesidad de explicar que los grupos de maquetas son de maquetas y no de otros temas sensibles.

Saturar la página inicial bombardeándola con fotografías, videos, noticias e información extraídos de otros sitios o de Google. Siempre se agradece que muchos compartan información en el grupo. Especialmente si está relacionada con el maquetismo. Sin embargo, publicar 20 cosas al día satura cualquier grupo de Facebook e invisibiliza a los otros participantes.

Crear ‘preguntas’ o ‘encuestas’ del tipo: ‘Cual es el mejor tanque de la historia’. Esto es muy personal, pero no me gustan las encuestas en Facebook. Lo lamento pero no me interesa saber si el Panther o el Tiger es el tanque favorito de la mayoría.

Y finalmente, algo que muchos han olvidado con el pasar de los años: escribir siguiendo las normas ‘tradicionales’ de puntuación y ortografía. Aunque suene rebuscado, pero para poder comunicarnos adecuadamente es necesario utilizar comas y verbos adecuadamente. Las faltas menores se perdonan, pero algunos escriben tan mal que duelen los ojos. Si son usuarios avanzados de español, no estaría mal incluir signos de interrogación y tildes.

Advertisements