Tal como fue anunciado hace un tiempo atrás, gracias a la generosidad de Fernando Lamas de Monkey Modeling Paints (MMP, Ecuador), he tenido la suerte de acceder a algunos de sus productos. Como parte de una serie de proyectos colaborativos, planeo escribir una serie de revisiones, informando cómo usarlos y demostrando su potencial. En esta primera parte, tuve la oportunidad de revisar las pinturas MMP. A continuación les cuento mi experiencia y veredicto.

Como muchos de ustedes saben, tengo preferencia por las pinturas acrílicas. Sin embargo, en mi afán por probar nuevos productos me atreví a romper mi tradición y aerografiar por primera vez en 15 años pinturas ‘no-acrílicas’. Debo adelantarles que estoy muy contento con los resultados. Las pinturas MMP son de tipo laca, no confundir con esmaltes tipo Humbrol o pinturas automotrices. Para diluirlas se puede utilizar diluyente poliuretano, diluyente para lacas Tamiya o Mr Color (este ultimo mi preferencia personal) y por supuesto el propio diluyente MMP. Esto asegura compatibilidad entre las marcas. Como buenas lacas, no necesitan imprimante ni ningún tratamiento previo en el plástico para lograr buena cobertura y fijación. Sin embargo, su uso no es recomendado para pincel (tal como pude comprobar en una prueba inicial). Al aplicarlas con pincel, sin importar nivel de disolución, los trazos quedan marcados y la terminación brillante.

MMP005

Las pinturas vienen en muy bonitos frascos de vidrio y con etiquetas de buena calidad. En términos de presentación son muy buenas. Previo a su aplicación, estas deben ser agitadas durante unos minutos, para así lograr que los pigmentos decantados se mezclen. Quizás agregando una bolita metálica esto sea mas fácil de resolver. Una vez fuera del envase, la pintura tiene muy buena textura y su dilución esta lista para aerografiar. A pesar de esto, aun hay margen para diluir un poco mas en caso de querer lograr una capa de pintura mas delgada.

MMP004

Como sujetos de prueba, pinté los interiores de dos Zero Tamiya en 1/72 (A6M2b ‘Zeke’ y A6M3 ‘Hamp’). Excelentes maquetas por cierto… Para probar las pinturas en su estado mas natural, solo limpié las superficies con agua y jabón (nada de imprimante). En el aerógrafo, se nota la gran calidad de las pinturas. La cobertura es excelente al aerografiar las pinturas directo del envase o con un 25% de diluyente Mr Leveling Thinner. El pigmento es pequeñísimo, permitiendo cubrir la superficie con pocas aplicaciones sin perder detalle ni generando texturas (tipo piel de naranja) al secado. En este sentido el diluyente Mr Color hace que la pintura fluya incluso mejor. Respecto a la presión de aire, Fernando sugiere trabajar con presiones bajas (menos de 20 psi) aunque logré buenos resultados hasta 30 psi (aunque mas difícil de trabajar). Las pinturas se tienden a secar con rapidez (10 minutos) aunque no tan rápido como los acrílicos, lo que permite un manejo mas cómodo.

En esta oportunidad no voy a hablar de colores específicos ya que solo probé el IJN interior green, color muy preciso según mi opinión (aunque los colores japoneses son tema de gran debate). En próximas entregas probaré algunos de los colores para tanques (el catálogo completo se encuentra disponible aquí). Luego del color base, pinté los detalles y apliqué los clásicos pincel seco y lavado con el brown wash de MMP, dando resultados muy satisfactorios para la cabina de un avión en 1/72. En lo personal creo que con esto es suficiente dado el tamaño.

A modo de veredicto final, les puedo decir que las pinturas son muy buenas. En general las lacas y esmaltes son mas fáciles de trabajar que los acrílicos al agua y alcohol. A pesar de ser un fanático de los acrílicos, les puedo decir que definitivamente seguiré usando lacas para proyectos futuros (con mayor razón considerando la compatibilidad de MMP con Tamiya y Mr Color, permitiendo extender aun mas el rango de opciones). Como lado ‘negativo’ esta el olor y el uso de diluyentes fuertes. Sin embargo, con precaución y el uso de mascarilla y extractor de aire, esto deja de ser un problema y se convierte en otra de las practicas rutinarias del uso de aerógrafo. En conclusión, muy recomendables.

En la próxima entrega, revisaré en detalle los productos de weathering. No se lo pierdan.

Advertisements