Una de las estrategias que los fabricantes de maquetas usan para atraer nuevos clientes (y futuros maquetistas) es ofrecer productos mas asequibles, en términos de precio y en nivel de dificultad. En el caso japonés, Hasegawa (y una misteriosa caja bajo la etiqueta de Kittyhawk), proponen un concepto simple: Aviones del tamaño y la forma de un huevo de gallina. Así es como en 1977 (según Scalemates) nace la serie de ‘Eggplanes’, aviones armables en la escala 1/egg.

Como era de esperarse, el primer avión de la serie es un Zero:

178694-12155

Mas de 30 años después, los eggplanes continúan siendo populares. Hasegawa los continua reeditando y de vez en cuando lanza nuevos modelos. La serie se ha extendido a otras temáticas, como Macross. Sin embargo, las expansiones mas interesantes no provienen necesariamente de Japón. Con formas mucho mas sutiles que los originales, varios fabricantes chinos se han decidido a lanzar sus propias versiones. La serie Meng Kids se ha enfocado en aviones multimotor de la segunda guerra mundial y también tiene un tanque, y por otro lado, la serie Cute Planes de Tiger Model conserva el espíritu eggplane y se ha dedicado a lanzar cazas de la segunda guerra mundial. En esta oportunidad, esta revisión se enfoca (como es de esperarse) en la oferta de Tiger Model.

Para comenzar, la presentación de los kits es impecable: una bonita ilustración caricaturesca, colores muy llamativos y perfil de cuatro vistas con esquema de decoración y códigos de pinturas. El contenido de la caja se resume en dos arboles principales en el color principal del avión, árbol negro con tren de aterrizaje y árbol transparente para cubierta de cabina. Un detalle interesante es la opción de calcas transferibles al agua y autoadhesivos. Se agradece que Tiger se preocupe por maquetistas de todos niveles.

La serie de seis aviones, contiene numero muy similar de piezas y las maquetas están diseñadas de la misma forma. Por lo tanto, todo lo dicho acá es valido para las demás. A continuación, les presento el proceso de armado y pintado de dos cute planes: Warhawk y Hayabusa. Como es posible apreciar en las siguientes fotografías, el detallado es muy bueno. Lo suficientemente bueno como para dejar conforme a un maquetista cansado de proyectos serios y que quiera armar un cute plane durante el fin de semana. Un aspecto importante es que estas maquetas son de tipo ‘snap-tite’: no es necesario usar pegamento para ensamblarlas. Para probar la efectividad del método, se me ocurrió ensamblar dos mitades del fuselaje. El calce es muy bueno y apretado, al nivel que es muy difícil separar las piezas. La razón de esto, son los múltiples puntos de fijación entre las piezas, obvios en fuselaje y alas.

La cabina se completa ensamblando el panel de control, palanca de comando, asiento (y pared trasera) al piso. Tres/cuatro piezas con muy buen detalle. Pintura base, pincel seco y lavado es suficiente (para mi). Además, agregué un improvisado cinturón de seguridad hecho con masking. La única razón para esto es que la pieza transparente es grande como para permitir notar la presencia/ausencia de este detalle.

Una vez terminada la cabina, es posible unir ambas mitades del fuselaje. El calce (sin pegamento) es muy bueno. Sin embargo, me decidí a sellarlo y luego enmasillar. Acá es conveniente hacer una acotación sobre el plástico. Los cute planes, al ser mitad maqueta y mitad juguete, están hechos de plástico un poco mas blando al acostumbrado. Además, su textura no es 100% lisa. Esto significa que al enmasillar y lijar, el cambio de textura es obvio. Esto produjo como consecuencia que las uniones lijadas quedaran mas lisas que el resto, siendo obvio en la maqueta pintada. Mi recomendación es lijar y pulir toda la maqueta para emparejar la superficie y evitar problemas con la pintura.

La siguiente etapa consiste en las alas. El único detalle a tener en cuenta es remover el plástico remanente del árbol en el costado de los flaps. Las alas tienen integradas tubos pitot y armamento.

Finalmente se ensambla todo y prepara para pintura. Lo único adicional es perforar escapes y armamento (para dar un detalle de realismo, no se si es que es posible hablar de realismo en este tipo de maquetas…).

Para la pintura me decidí a ir en contra de toda tendencia actual: pintura limpia y brillante sin efectos de ningún tipo. Para esto comencé con imprimante blanco para luego aplicar los colores negro + azul y amarillo (en el caso del Hayabusa). Los tonos de los aviones fueron elegidos al ojo para lograr mayor dramatismo, por lo que es muy posible que no concuerden con lo esperado para estas maquinas (todas acrílicos Tamiya y Mr Hobby). Una vez la pintura base lista, las maquetas fueron barnizadas con barniz Humbrol brillante diluido con Mr Levelling thinner. Con las calcas puestas, mas capas de barniz fueron aplicadas. Una etapa que no pude fotografiar fue el pulir con Tamiya Finishing Compound. Tengo pendiente volver a practicar acabados brillantes (mis respetos a los maquetistas de autos civiles).

Los detalles finales incluyen trenes de aterrizaje, hélices y estanques auxiliares. Todos pintados sin mayores inconvenientes. El punto bajo de la maqueta son las ruedas, modeladas en plástico negro mas blando y con menor detalle que el resto del kit. Aunque no es serio y no afecta en la calidad final de la maqueta, la diferencia es notoria.

Como conclusión les puedo comentar que armar y pintar estos kits fue una sorpresa inesperada. Es muy grato ‘escapar’ de ensamblajes tediosos y pinturas con pre/post/metasombreados y cambios de tonos. Los cute plane adornan mi escritorio y el de mi esposa (apenas notó que estaba armando el Warhawk me lo pidió… quizás la única vez que esto ocurra). Se los recomiendo como proyectos paralelos para relajarse, e idealmente como una forma lúdica de introducir al hobby a niños y niñas (de todas las edades).

CLICK ACA PARA GALERIA CON LAS MAQUETAS COMPLETAS.

Advertisements