Como ya había sido prometido hace un tiempo, el blog se ha tomado en serio la ardua (pero placentera) tarea de revisar las maquetas de Tiger Model. En esta oportunidad, les presento el proceso de armado del Panhard VBL en 1/35.

Lo primero que llama la atención de todas las cajas de Tiger Model, es el cuidado en la presentación general del kit. Una elegante caja blanca en la mas pura tradición Tamiya, contiene unas instrucciones que recuerdan nuevamente a la marca de las dos estrellas. Sin embargo, ahí se acaban las similitudes. Junto con las instrucciones, se incluyen las referencias de colores con sendos logos de AK Interactive (clara referencia a la polarización fabricante de maquetas/pinturas). Lo único que no gusta de este apartado es que las instrucciones de armado no traen ninguna referencia para pintar el interior. Otro detalle interesante (en una nota positiva) es que la caja hace referencia a Model Miniatures (Francia), quienes apoyaron el proyecto.

Sobre el contenido de la caja, estas siguen los estándares para fabricantes nuevos, e incluyen ruedas de goma (dos tipos, sin líneas de moldes y con la marca Michelin estampada), fotograbados (principalmente correas y detalles externos), cable metálico y las piezas adicionales para la torreta y ametralladora de 12.5mm.

¿Qué esperar de la maqueta? Como buen vehículo ligero de exploración, el VBL es pequeño, mas cercano a un Jeep Willys en tamaño.

¿Detalles? Yo los consideraría como muy buenos, adecuado equilibrio entre una representación precisa para la escala, pero sin tender a subdividir el kit en piezas imposibles de manipular y ensamblar. Por supuesto siempre hay cosas que podrían mejorarse, y para el maquetista con paciencia es una muy buena base. Como referencias, les recomiendo las excelentes fotos de Prime Portal. ¿Qué esperar del proceso de armado? Les cuento que aunque es todo un agrado, hay que ponerle un poco de precaución al ensamblaje. A continuación, vamos al armado…

El armado comienza con el interior, el cual ocupa aproximadamente la mitad de todas las piezas del kit. En lo personal creo que el detalle es suficiente para la escala. Lo único que se echa de menos son los cables de los equipos electrónicos. No son difíciles de reproducir con alambres de distintos grosores, pero como quería dejar las puertas cerradas, no me pareció necesario agregarlos. Las piezas en general necesitan poca limpieza, aunque es posible encontrar algunas líneas de moles y puntos de inyección en zonas molestas (especialmente en todas las escotillas). Como siempre, lija, masilla y paciencia.

Y ahora comienza lo divertido: pintar el interior. El VBL esta cubierto en una capa base de verde OTAN francés, que es mas claro y vivo que el estándar estadounidense o alemán. En mi caso, use el clásico Humbrol xx. Ademas, el interior se encuentra protegido por goma para pisos, de esa típica con círculos sobre relieve, y todos los otros elementos del tablero de control y radio. En estos últimos casos, casi todo va en negro. La solución simple es pintarlo todo negro. Mi solución fue primero pintar el interior en verde, enmascarar y pintar los detalles en negro (panel de control) y en gris panzer (piso de goma), para luego aplicar los típicos pincel seco, detalles menores y un lavado en color café. Adicionalmente, una capa suave de barniz brillante a pincel en zonas como manubrio y palanca de cambios (para la variedad total, ya saben…). Como detalle final, ensuciado con distintos productos Ammo Mig y MMP para dar un acabado entierrado desértico.

Una vez listo el interior, corresponde cerrar la carrocería y pegar puertas. Aquí hay que poner cuidado, ya que aunque el calce es bueno, hay poco margen de error. Si se fijan en las fotografías de referencia, no hay separación entre las partes inferior y superior de la carrocería, por lo que es necesario cubrir con masilla la línea de unión. En un ataque obsesivo, también se me ocurrio ‘sellar’ la separación de las puertas con una capa de Mr Surfacer 500 (solo para tener la conciencia tranquila). Lo mismo con la mascara delantera. Un detalle que no es de mi gusto, es la presencia de puntos de inyección en los faldones delanteros, muy difíciles de remover debido a la curvatura de la pieza. Aquí es cuando lamenté no tener una lija-esponja.

Con esto, ya no quedan muchas piezas en la caja. La suspensión tiene un buen nivel de detalles y se ensambla en poco tiempo. Noten que la suspensión trasera del VBL es del mismo tipo que un tanque, por lo que las ruedas traseras no están completamente alineadas.

Detalles

Finalmente, los detalles menores incluyen herramientas, bidones y fotograbados varios. En lo personal opino que las hebillas de las herramientas están un poco exageradas, pero es lo mejor que se puede hacer con plástico. La torreta de la 12.5mm forma parte de las piezas adicionales para esta versión de VBL y se ensambla en pocas piezas (el primer lanzamiento corresponde al vehículo sin torreta). Es una atractiva adición a la maqueta, especialmente porque se puede pintar en camuflaje NATO, mientras que el resto del vehículo en camuflaje desértico.

¿Qué mas se puede hacer con la maqueta del VBL? Bueno, resulta interesante para el maquetista de habla hispana, que el Ejercito Mexicano cuenta con VBLs. No tengo ni he encontrado información al respecto, pero la gran diferencia entre los vehículos es la composición y distribución de los detalles externos (fáciles de modificar), pero también diferencias en la rejilla del motor. En lugar de una grande, los VBLs mexicanos tienen dos mas pequeñas ¿Diferente motorización? La verdad no lo se y me gustaría saberlo. Respecto al armamento es llamativo que estas versiones cuentan con un lanzador Milan (posible de extraer de un Land Rover Hobbyboss) y un lanzador de granadas de 40mm (presente en varios HMMWV Academy e Italeri). Asi que para los amigos interesados en armar un vehículo de nuestros países, esta es su opción.

Advertisements