En libros impresos e internet es posible encontrar extensos tratados sobre aerografía aplicada a diversas áreas creativas. El maquetismo no es excepción. Por ejemplo los amigos de Aviones a Escala tratan en una serie de artículos los distintos componentes técnicos del aerógrafo, su utilidad y mantención, y MR. Panzeraccoon (ninguna relación Mr Hobby) tiene sendos video tutoriales en su canal de youtube. Pretender reescribir lo que ellos (y otros) han acertadamente expuesto no es aportar a la discusión. Por lo tanto, esta relato cubre los aspectos técnicos desde una mirada no-técnica y en lugar de explicar cómo pintar, acá explico dónde poner atención durante una sesión de pintura.

Buenos trabajos de pintura no ocurren por azar, sino que gracias al equilibrio de tres componentes: pintura, compresor y aerógrafo. Podríamos agregar al ‘pintor’ como un cuarto, pero asumamos que el maquetista es el operador de estos tres componentes principales y también asumamos que siguiendo una serie de instrucciones es posible aerografiar competentemente.

Como un triángulo virtuoso, pintura, compresor y aerógrafo se retroalimentan. La pintura debe ser preparada a la consistencia adecuada. Acá el uso del diluyente correcto es fundamental. No todas las pinturas necesitan dilución y no todos los diluyentes funcionan con todas las pinturas. Y no todas las pinturas son iguales. A mayor consistencia, se necesita mayor presión para disparar una capa homogénea y delgada. A menor consistencia, menor presión. A presiones bajas con pintura bien diluida, es más fácil pintar detalles. Sin embargo, algunas pinturas se ‘cortan’ con el exceso de diluyente. Y el diluyente equivocado ‘aniquila’ la pintura.

Al mismo tiempo, el compresor generar el aire necesario para pulverizar. ¿Cuál es la presión ideal? Depende ¿De que depende? De la consistencia de la pintura y el tipo de aerógrafo. Si no es posible regular la presión a través del compresor y sus relojes, entonces es una variable que no es posible de controlar. ¿Qué se puede hacer? Intentar variaciones en la consistencia de la pintura, pero depende del tipo de aerógrafo y pintura. Algunos aerógrafos permiten realizar pequeñas variaciones de presión.

Mutt_1_pintura

Con un aerógrafo de acción doble, el sueño de todo maquetista, ¿Es posible hacer maravillas? Sí, pero depende si es posible controlar la presión de aire y de la consistencia de la pintura. También depende del tipo de maquetista, pero no estamos discutiendo eso ahora. Un aerógrafo de doble acción controla flujo de aire y flujo de pintura. Esas son dos variables más en la ecuación. Algunos aerógrafos también controlan presión de aire. Ahora tenemos tres. Consistencia de la pintura, presión de aire del compresor, flujo de aire, flujo de pintura y presión de aire en el aerógrafo… Seis variables en total y hoy solo tengo 30 minutos para pintar. ¿Estado de ánimo también cuenta? Sí, pero más importante que eso ¿Esta limpio el aerógrafo? ¿O-rings en buen estado? ¿Aguja recta? ¿Resortes aceitados? ¿El compresor tiene filtro de agua? ¿Seguro que es el diluyente correcto?… ¿Hace mucho frío? ¿Calor? ¿Mucha humedad? ¿Se secó bien la capa anterior? ¿Será el tono correcto? Ojalá le guste a los chicos del Facebook…

De alguna forma, todos estos aspectos y muchos otros confabulan al pintar una maqueta. La aerografía no es magia ni un misterio que no puede resolverse. Las preguntas fundamentales que los maquetistas llevan cientos de años haciéndose, y que derivan en falta de concentración en el trabajo, falta de apetito e insomnio -¿Por que las líneas me quedaron tan gruesas? ¿La pintura con piel de naranja? ¿Por que el aerógrafo se tapó? No tira aire, No tira pintura ¡Google ayúdame!- pueden tener como respuesta alguna(s) de las variables descritas anteriormente.

¿Es difícil aerografiar? Si, pero no es mas difícil que aprender a usar un pincel. Aunque varias decisiones ocurren en la fracción de segundo que toma impregnar una maqueta con una gota de pintura, o a la velocidad del gatillo, la mayoría de los problemas se solucionan ESTUDIANDO y PRACTICANDO. Así tal cual y con mayúsculas. Si tienen miedo a estropear una maqueta por no saber usar el aerógrafo, practiquen con maquetas antiguas o en papel. Jueguen alterando la consistencia de la pintura y prueben lo que ocurre. Pinten líneas y puntos como si estuvieran aprendiendo caligrafía, y no tengan miedo en gastar pintura y diluyente, la inversión se recuperara con un mejor manejo de cantidades y diluciones, rapidez de pintado y en general un manejo mas cómodo de los implementos.

IMG_4819

Tampoco tengan miedo a desarmar el aerógrafo y limpiarlo como corresponde. Inevitablemente van a romper boquillas y doblar agujas. Esto también es parte del aprendizaje y son experiencias necesarias para aprender a dominar. Personalmente, y lo digo sin vergüenza, en un año he roto dos sets boquilla-aguja, la primera fue en un aero chino y la segunda vez en el Iwata (el bendito se me cayo y la aguja se incrusto en la boquilla)… En ese momento la billetera sintió el golpe y me obligo a mejorar la manipulación de las piezas. Moraleja para los que recién comienzan: Aprendan a manipular, armar, desarmar y romper un aerógrafo económico antes de saltar a uno de mejor calidad. A pesar de eso, accidentes ocurren y ocurrirán siempre, la practica es la única forma de estar listo ante inconvenientes. Y de nuevo y en mayúscula para cuando no hayan quedado satisfecho con los resultados de sus trabajos (y sin anestesia): BUENOS TRABAJOS DE PINTURA NO OCURREN AL AZAR, SI NO RESULTO BIEN ESTA VEZ, DE VUELTA A PRACTICAR Y EL PROXIMO TIENE QUE RESULTAR MEJOR.

Advertisements