El AMX-10 RCR es uno de esos vehículos blindados que forman parte de la nueva tendencia de los fabricantes, orientada a la producción de vehículos que nunca han sido producidos en plástico. Por lo tanto, se convierten en esas maquetas que no sabemos que queremos hasta que son anunciadas. En particular este cazatanques francés ha participado en varios conflictos bélicos, incluyendo Afganistán. Siendo esta la tercera maqueta de Tiger Model que reviso en el blog, voy a omitir la presentación de la caja y piezas en general, ya mostradas en la revisión del Panhard VBL.

El nivel de detalle del AMX-10 es de muy alto, similar al del VBL. Sin embargo, esta maqueta parece ser un poco mas tosca en algunas áreas. Si se fijan en las fotos a continuación, pueden ver el contraste entre una de las luces de la torreta, mezcla de plástico, plástico transparente y fotograbado, mientras que las piezas grandes tienen esa molesta tendencia a tener los puntos de unión sobre la superficie de la pieza, y en el caso de una de las palas, se aprecia una cantidad respetable de rebabas. Afortunadamente, la pala es una de las pocas piezas que requieren limpieza adicional. En general, las piezas necesitan muy poca atención antes del ensamblaje.

El armado de la maqueta comienza con el chasis, compuesto por cuatro piezas y una serie de escotillas. Adicionalmente, hay una pieza en la esquina derecha y mas adelante viene las placas de blindaje adicional para la versión SEPAR. En esta etapa es importante asegurarse que todas estas piezas calzan adecuadamente. Un poco de masilla diluida es necesaria para sellar las uniones (Mr Surfacer 500) y luego retirada con un cotonito de algodón y lijada para una terminación mas fina. La suspensión tiene los detalles suficientes, especialmente considerando que queda completamente cubierta por las ruedas y el blindaje adicional.

Detalle de las instrucciones:

Al igual que el VLB, los neumáticos son de goma dura y con muy buen nivel de detalle. Un aspecto que no entiendo es por que Tiger Model decidió modelar el cañón en dos piezas. A pesar de tener que enmasillar y lijar, el calce es preciso.

La torreta, al igual que el chasis, necesita un poco de masilla. En especial no estoy contento con la línea de unión del lado derecho, pero las placas de blindaje tapan el área, así que no es mayor problema. Es posible que no se note en las fotos, pero la superficie tiene una muy sutil textura, que imita la superficie antideslizante característica de los vehículos franceses. De hecho, yo no lo noté hasta que comencé a pintar.

Una vez ensambladas la superestructura, llama la atención el tamaño del AMX-10. Aunque no logra ser tan grande como un Abrams (posiblemente uno de los blindados actuales de mayor dimensión), si esta muy cerca… Me pregunto si sería posible ‘cazar’ un Abrams.

Volviendo a la caja, es posible apreciar que ya no quedan muchas piezas. Todas las restantes son detalles pequeños, y mayoritariamente van en la torreta o son fotograbados. Estos últimos se ven muy bien y son fáciles de doblar (no como los Tamiya antiguos o Academy si es que los conocen). También este es el momento de pegar las herramientas al chasis. No se olviden que los franceses tienden a pintar todo del mismo color…

Quizás el aspecto mas complejo de la maqueta, son las placas de blindaje SEPAR. Estas no pueden pegarse antes de instalar las ruedas ni de pintar los costados. Otra cosa a tener en cuenta son las bisagras que fijan las placas al chasis. La estrategia que seguí, fue pegar las bisagras a las placas y luego posicionar las placas en el vehículo y posicionarlas temporalmente con masking. Estas calzan perfectamente, así que no hay problema en este aspecto, pero las bisagras son frágiles y es asegurarse que se peguen en el ángulo correcto.

Los detalles de la torreta son simplemente fenomenales. Todos los periscopios son de plástico transparente, por lo que es posible pintarlos en azul transparente para mayor realismo. La canasta de la torreta es íntegramente de fotograbado y todo calza perfectamente. El único punto a tener cuidado es el ángulo de las ‘bandejas’ delanteras con antenas y sensores. Los pedestales son frágiles, y es mejor pegarlos a las bandejas, y una vez secas, pegar a la torreta.

Antes de terminar, me llamó la atención el hecho que las piezas B15 y B16 están duplicadas. Las escotillas tienen estos códigos, pero también unos accesorios que deberían ir en la parte posterior. Las instrucciones recomiendas pegar unas correas de fotograbados que claramente son las que sujetan estos accesorios. A lo largo de las instrucciones, estas piezas aparecen y desaparecen. No es nada importante, pero puede generar confusión.

Y con esto ya esta listo el AMX-10 RCR SEPAR. Como pueden ver, no es una maqueta compleja ni con muchas piezas, sin embargo es una adición muy atractiva para la colección. Considerando los aspectos mencionados, la maqueta no debería producir dolores de cabeza a un maquetista con un nivel intermedio.

Muy pronto se viene el proceso de pintura y ensuciado, así que estén atentos a las novedades.

 

Advertisements