Luego del proceso de pintado del AMX-10 de Tiger Model, corresponde seguir con su ensuciado. Los supuestos del ensuciado desértico siguen la misma lógica del proceso del Panhard VBL, y se basan en imágenes como las que se pueden encontrar acá, acá, acá y acá. A pesar de las similitudes de condiciones desérticas, me decidí a ensuciar el AMX-10 de una forma diferente. En esta oportunidad le di énfasis a un ensuciado con harto polvo, cosa que contraste con los colores oscuros del camuflaje. Siempre tratando de seguir los patrones de las fotografía previamente citadas como ejemplo. Lo primero que me gustaría hacer notar es que creo que no todas las técnicas son necesarias para todos los ensuciados. Por ejemplo, en el Panhard no usé oleos, solo un poco de pintura para ‘churretones’ (arena y gris oscuro). En el AMX-10 me decidí por oleos para intensificar cambios de tonos en los colores del camuflaje OTAN.

La famosa técnica de los puntitos me gusta aplicarla en forma mas puntual (valga la redundancia). Color del camuflaje mas claro en las manchas, colores blanco y amarillo en las zonas superiores, negro y café oscuro en las inferiores. En cantidades muy reducidas, se integran a la pintura base con un pincel plano húmedo con diluyente para oleos (levemente húmedo, no mojado). El color blanco debe usarse con mucha precaución ya que no aclara, si no que palidece el color. Este efecto, creo que es adecuado para una base de polvillo claro disperso en todo el vehículo.

La siguiente etapa es una técnica de la vieja escuela y que algunos consideran pasada de moda: imitación del polvo con Humbrol aplicado con aerógrafo. El objetivo es seleccionar los colores que imiten de mejor forma el polvillo del terreno. Y mas aun, elegir colores similares a los pigmentos que se utilizarán para el resto del ensuciado. En este momento se deben estar preguntando ¿Por qué pintura? Con pintura muy diluida es posible lograr ese efecto de polvillo homogéneo pero muy fino que es casi imposible de lograr con pigmentos puros. De alguna forma, esto le da la base a todo el empolvado posterior. La forma de aplicar la pintura es estándar: muy diluida (quizás 80% diluyente) en las zonas inferiores del vehículo, los costados y algunas zonas superiores donde el polvo puedo acumularse. Como ven en las fotos, el cambio de colores es obvio.

El próximo paso corresponde a la aplicación de pigmentos. A diferencia del Panhard, los pigmentos se aplican de forma mas pronunciada. Como siempre los pigmentos se aplican diluidos con diluyente Humbrol, ‘pintando’ directamente sobre la zona donde se desea aplicar, al mismo tiempo que se fijan con un lavado en zonas especificas con las pinturas Humbrol muy diluidas. Con esto se logra (como siempre) mayor variación tonal, ya que la pintura para los lavados se aplica levemente mas oscura que los pigmentos. La ventaja de este procedimiento es que funciona como mitad lavados y mitad polvo de pigmentos. La idea es que una vez secos, me refiero a apenas recuperaron su color inicial, se pueden remover los excesos y dar forma a los patrones de ensuciado observados en vehículos reales. Lo bueno del procedimiento es que aunque parece una cosa de solo una vez, es posible de corregir simplemente aplicando mas diluyente sobre la zona donde se quiere remover pigmento. El mismo procedimiento fue utilizado para ensuciar los neumáticos, con la única diferencia que me decidí a pintar la zona de contacto con el terreno en arena claro para representar mayor suciedad por circulación sobre tierra.

En los costados de las placas de camuflaje SEPAR, los pigmentos fueron aplicados solo con diluyente, ya que esto permite remover los excesos con mayor facilidad. En las superficies horizontales, el procedimiento fue distinto. Para simular la acumulación de polvillo en recovecos, pigmentos secos fueron aplicados y dirigidos a resaltar estas áreas, para luego ser fijados con pintura muy diluida. De nuevo, apenas seco, se removieron los excesos son cotonitos de algodón y en caso de ser necesario, con mas diluyente y pincel.

Los detalles finales, implicaron como siempre la aplicación de distintos colores para manchas en la zona del motor y en otras áreas. Los colores para suciedad ya clásicos de cualquier fabricante funcionan bien y se aplican en forma mas o menos cuidadosa para resaltar detalles de escotillas y otras piezas que son manipuladas (y ensuciadas) por la tripulación.

Y con esto ya estamos listos. El AMX-10RCR SEPAR resultó ser una de esas maquetas que al menos en mi caso, me terminaron gustando mas que cuando la comencé. Ahora, la galería de fotografías de la maqueta terminada está disponible acá. Espero que los paso a paso de armado, pintado y ensuciado sean de utilidad para sus próximos proyectos o quizás los inspiren para probar alguna de las maquetas de Tiger Model.

Advertisements