Hace tiempo que tenia pendiente escribir esta revisión. Es la primera vez que pruebo las pinturas Ammo Mig y mas aun, la primera vez que pruebo una técnica diferente para pintar blindados. Por esa razón, el revisar el set ‘Black and White’ de Ammo Mig es la excusa perfecta para hacer ambos de una vez.

Lo primero a mencionar es que la técnica de ‘black and white’ se atribuye a José Luis López, y tanto el set de Ammo como una publicación que me encontré en una librería de una estación de trenes en Alemania, así lo estipulan. Aunque el set trae un folleto explicando la aplicación de la técnica, es interesante contar con fotos adicionales de la revista (y también Ammo lanzó un libro sobre la técnica). El sujeto de pruebas del set es un Sherman, y por casualidades del destino, también utilicé un Sherman para mi prueba. Antes de comenzar. también es necesario mencionar que el set trae todo lo necesario para iniciarse con estas pinturas: colores blanco y negro, barniz satín, colores blanco y negro ‘lavables’ y el famoso ‘transparator’. A esto, yo le agregué el diluyente de la marca y verde oliva base. Habiendo dicho eso, lo primero a tener en cuenta es que un set de esta naturaleza probablemente sea mas interesante de adquirir para los que deseen comenzar a utilizar estas pinturas o los que quieran probar las pinturas lavables y transparator (comprar el set es mas económico que comprar las pinturas por separado, a no ser que ya las tengan en su stock).

La primera parte de la prueba, consistió en aprender a utilizarlas. Para esto, las probé en la parte inferior del carro previamente imprimado con spray Tamiya (fine primer). En mi caso, probé pintar a presión promedio de 15 psi y levemente mas baja para lograr trazos mas finos. También, consideré necesario diluir la pintura para que fluya mejor (yo lo hice en aproximadamente un 50%). La primera impresión es que las pinturas son muy diferentes a esmaltes y lacas (incluyendo las ‘acrílicas’ al alcohol), y se parecen más a las pinturas Lifecolor. Es necesario aplicar capas finas y esperar unos segundos antes de continuar. No encontré’ particularmente difícil trazar líneas finas con la configuración inicial. Ahora, a romper dos mitos (bajo mis propias condiciones iniciales):

  • Si usted raspa la pintura con la uña apenas se seca al tacto, esta se descascara. Si usted espera 10 minutos, la pintura se descascara con mayor dificultad. Si usted espera 30 minutos, la pintura ya no se descascara. La pintura seca resiste sin problemas el masking Tamiya. Teniendo en cuenta mi experiencia previa con otras pinturas acrílicas, eso es sentido común (y toda pintura se daña al rasparla, se descascare o no) …
  • Es cierto que la pintura tiende a secarse rápido en el aerógrafo. Sin embargo, un truco que aprendí con Lifecolor, es que mientras se está pintando, manteniendo apretado el gatillo hacia atrás (escondiendo la aguja), limpien la boquilla y su protector con un cotonito húmedo y suelten el gatillo (también pueden hacer estornudar el aerógrafo disparando un poco de pintura a alta presión). Haciendo esto cada 10 minutos, no hay problemas con aerógrafos tapados. Al terminar de usar un color, preferí desarmar y limpiar (cosa que casi siempre hago).

La técnica black and white no es particularmente difícil e implica en sus primera etapas, comenzar desde un gris muy oscuro, a aclarar en distintos tonos de gris más y más claros las zonas de mayor concentración de luz. Desde mi punto de vista, es un presombreado ‘inverso’. El Sherman es un excelente ejemplo ‘de libro’, ya que tiene superficies rectas horizontales y verticales donde es fácil entender las luces y sombras. Para terminar esta parte y tal como es sugerido, se aplicó una capa de barniz satín para proteger.

Las siguientes etapas, implican realizar subidas y bajas de luz específicas. Para esto, se utilizan las pinturas lavables (‘washables’). La verdad no sabía que esperar de estas, pero me dieron muy buena impresión. Lo primero que hice, fue un pincel seco intenso con blanco (Vallejo) en todos los relieves. Esto no es parte ‘oficial’ de la técnica, aunque es lo mismo que ahora tiene un nombre elegante que no me acuerdo. Luego, rayones de varios tipos con blanco. Para los desconchones y manchas, se puede aplicar pintura y retirar los excesos con un pincel húmedo con agua. Lo mismo se aplicó con color negro, aunque en este caso también se pintaron diversas sombras y efectos tipo lavados. Las pinturas lavables  funcionan muy bien para dar efectos tipo lavados (especialmente con el color negro) y para cambios de tonos en camuflajes invernales (blanco y distintos tonos grises).

Ahora, la hora de la verdad: verde oliva time! Como yo no soy muy sofisticado, solamente utilicé un verde base. Algunos pueden preferir usar más y más tonos distintos, pero yo prefiero la sutileza en mis sombras y luces. De nuevo, la pintura se aplica en capas finas y muy diluida (no tengo el % exacto, pero diría que un poco más de 50%). Acá es donde se sugiera usar el ‘transparator’, el cual es un diluyente que facilita la transparencia de los colores. La verdad, es que diluyendo la pintura 50% con diluyente estándar Ammo, no encontré diferencia al hacerlo con ‘transparator’. Quizás sea que no me gustan las sombras muy marcadas y que logré lo suficiente bajo la técnica tradicional…

Hasta acá todo normal. Pero ¿qué hacer si la c*go? En otras palabras ¿qué hacer si me estoy dando cuenta que voy a cometer un error? El error mas fácil de cometer con estas pinturas, es aplicar un exceso de pintura y continuar hasta que no hay vuelta atrás (también conocido como piel ‘brillante’ de naranja). De hecho, esto me ocurrió cuando intenté pintar más rápido (tal como pueden ver en la foto de abajo). Apenas noten que esto comienza a ocurrir, deben parar de pintar. Continuar pintando no va a cubrir el error, solo lo magnificará hasta que no haya otra solución que remover la pintura y volver a comenzar desde cero. Ahora suelten el aerógrafo por unos segundos y respiren profundo. Lo importante es esperar que se seque la pintura antes de continuar. Esto se puede hacer ayudándose con el aerógrafo o esperando al menos 15 minutos. Con la pintura ya seca, se retoma el pintado y se continúa como siempre. Es importante parar apenas se detecta que se ha cometido un error, así la pintura no se acumula y seca con textura. Paciencia es mejor que volver a pintar desde cero.

Una vez esto listo, se protege todo con una capa de barniz brillante y se aplican calcas con el procedimiento tradicional.

Cuando ya esta todo seco, se aplica una ultima capa de barniz satín (u opaco dependiendo de sus preferencias), se comienzan a pintar los accesorios y el ensuciado cobra protagonismo. A continuación, una galería de imágenes con la maqueta ya lista para ser ensuciada:

Como pueden ver, la técnica black and white es otra forma de entender las luces y sombras. Mientras que para algunos es mas convenientes trazar líneas sobre bases claras, otros prefieren bases mas oscuras para luego ir aclarando. En lo personal, soy de la idea que todas las técnicas bien aplicadas funcionan bien. El set de black and white es una buena forma para iniciarse en estas pinturas. Recomendado especialmente para todos los que quieran probarlas y adquirir experiencia antes de disparar pintura base en una maqueta. Respecto a las pinturas Ammo Mig, estas funcionan sin mayores inconvenientes siguiendo los pasos recomendados y teniendo en mente que funcionan diferente a los esmaltes y lacas (con que algunos nos iniciamos). Como ya he dicho anteriormente, cada fabricante es distinto y sus pinturas responden bien bajo condiciones distintas. Como todo en el maquetismo, con paciencia y practica se logran los resultados deseados.

Advertisements