Esta es una historia que creo merece ser contada. Les advierto eso si que hay escenas perturbadoras y de contenido explicito, que los llevarán por caminos oscuros y con resultados a veces vergonzosos. Sin embargo creo que todo esto ha sido recompensado con un final (medianamente) feliz.

Antes de comenzar con el ensamblado, pruebas en frío ya auguraban el nivel del reto. Sin embargo aun no sabia a lo que me estaba enfrentando. La revisión directa de caja del kit que hice hace mas de un año atrás fue muy generosa (ya saben, no confíen en revisiones cuando no se haya armado el kit, solo sirven para mirar el contenido de la caja). Varias advertencias de otros colegas ya lo decían y un video sobre los kits ‘short-run’ me ayudaron a mentalizarme.

Pruebas de calce… Como pueden notar, las piezas necesitan bastante trabajo de ajuste. Este es uno de esos kits donde si la primera pieza del fuselaje no calza, todo lo demás no calzará. Las tres piezas básicas del fuselaje tiene que calzar con las alas, y estos dos grupos de piezas deben calzar con la zona de la cabina (que también contiene el pozo del tren delantero). Con eso listo, el resto de las piezas son solo detalles menores.

Como en el 99% de las maquetas de aviones, el armado comienza por la cabina. Según las instrucciones, esta pieza debe pegarse al pozo del tren de aterrizaje delantero. Estas, luego deben pegarse al fuselaje. El problema es que no hay forma de cerrar las dos piezas del fuselaje haciendo calzar el pozo en la zona donde debe quedar. ¿La solución? Separar las piezas y primero pegar el pozo en una mitad del fuselaje para luego encontrar la mejor alineación para la cabina. El resultado es que la cabina queda con un ángulo irregular y la pared trasera no cierra del todo. Esto recién es el comienzo… No hay forma de hacer calzar la nariz bien con la forma del fuselaje sin hacer rinoplastía Las piezas se pegan en el mejor ángulo posible y el resto de arreglará con masilla mas adelante. Un poco aguileño el Mirage, pero ya estamos en esto y todo vale para terminar. 15 – 0.

Si lo anterior (creo) es un problema del kit, este es el primero de varios errores no forzados. Las dos piezas del motor (plásticas) se deben introducir en la cubierta (resina) SIN PEGAMENTO ya que el calce es muy ajustado. Tan ajustado que después de aplicar pegamento no pude moverlas con nada, haciendo que los pétalos quedaran desalineados. 15 – 15.

Las dos mitades de las alas calzan bien si se les presiona lo suficiente. Ojo que la separación en la superficie inferior debe ser la mínima posible ya que si no, no calzan en el fuselaje. No se preocupen por la trinchera (perdón, la línea de unión), esta se corrige (adivinaron) con masilla.

Recién ahora es momento de comenzar a trabajar el resto del fuselaje. Lo que me resultó más cómodo para ir ensamblando las partes, es ir de atrás hacia delante. Lo primero es pegar las dos mitades principales del fuselaje. Con esto bien alineado y firme, se pega la cubierta del motor. Dejamos secar y la continuamos con lo siguiente. Es importante que las piezas de las sub-etapas estén muy firmemente pegadas ya que para que todo calce hay harto de manipulación violenta, lijados y cosas que prefiero no decir. Por eso, no ensamblé (por ejemplo) las alas al fuselaje hasta un par de días después de las etapas ya descritas.

Ya siendo momento de hacer calzar dos partes claves del avión, alas y fuselaje, es necesario tener a mano todo tipo de elásticos, pinzas y cosas que usen para sujetar piezas mientras se pegan. El calce es malo, pero podría ser peor (creo). El ala derecha no quedó bien alineada con el fuselaje, pero ya se solucionará.

Acá, otro error no forzado. No hay forma de saber en que dirección pegar los conos de las tomas de aire. Las pegué y olvide verificar si estaban parejas o no. Las leyes de Murphy siempre dictan como esto funciona, por lo que si no verifiqué, significa que está incorrecto y no me di cuenta hasta que ya era muy tarde. De hecho, el error es notorio cuando miran el avión de frente (ultima foto de la siguiente galería). Solo me queda evitar fotos desde el ángulo malo… Vamos al tie break.

Ahora vamos por la terrible unión del la cabina al resto del avión. Este debe ser el punto mas bajo del kit (en mi experiencia). Con mucho cuidado es posible lograr una unión medianamente bien en la parte superior, pero no hay caso con la parte inferior. La forma de las piezas es completamente distinta. Y ni siquiera estoy seguro si quedo bien recto. Pero bueno, lo único que queda a esta altura es comenzar a tallar el plástico y aplicar harto pegamento para que se derrita y calce mejor. No quiero hablar mas sobre ello. Punto de set para RV.

Y set para RV.

Me gustaría saber quien diseño este kit y bajo que condiciones. Me imagino que al pobre lo raptaron, mandaron a una habitación con materiales básicos y le dijeron que no lo dejarían salir hasta que produzca un Mirage IIIC con potencial de convertirse en Mirage IIICJ, IIIE, IIIB, IIIR y de todos los países desde la A de Argentina a la V de Venezuela. Es lo único que explica que un kit lanzado el 2015 produzca un resultado tan pobre. Yo no soy el mejor maquetista del mundo, pero creo que tengo la experiencia suficiente para ensamblar piezas y lograr algo medianamente correcto. Pero esto no tiene explicación. Pero hay que continuar, vamos un set abajo pero aun queda partido.

El segundo set comienza violento. Masillas y pegamos en distintas variedades fueron necesarias para tapar (casi) todas las vergüenzas del kit. Pegamento Revell Contacta Professional para lugares donde es necesario atacar el plástico (por ejemplo la unión fuselaje, alas, cabina), masilla verde Squadron para las uniones donde el pegamento no logró nivelar la separación y Mr Surfacer 500 para las uniones que necesitan solo retoques. El orden fue el siguiente: pegamento y Mr Surfacer. El primero se lija luego de 48 horas seco y el segundo se retira con cotonitos y diluyente. Si esto no fuera suficiente, masilla verde entra el acción para tapar las uniones más rebeldes.

El resultado de esta etapa es un quiebre de servicio contundente…

El plástico tiene unos detalles de paneles muy finos, los que también incluyen remaches. De esos que casi nunca se notan en un Mirage, a menos que sea metalizado. Acá hay dos opciones, o borramos todo y comenzamos de nuevo o repanelamos lo que se haya borrado con tanta masilla, pegamento y lija (una tercera opción es dejarlo como está, pero eso está fuera de mis consideraciones).

La artillería pesada está compuesta por distintas herramientas para panelar: Trumpeter (líneas generales), Hasegawa Tritool (buen control para figuras de los patrones) y una herramienta japonesa llamada ‘Holly’ de Shimoura Alec (excelente para líneas rectas bien definidas) (quiero pensar que también fabrican katanas). También tuve que sumarle un ribeteador Trumpeter. Otro material fundamental es cinta guía, especialmente si tienen tan mal pulso como el mío. La clásica cinta Dymo (roja) ayuda con líneas rectas y curvas y descubrí que la cinta flexible Tamiya también ayuda para detalles curvos. Las ‘reglas’ de patrones Hasegawa, son excelentes para figuras geométricas (especialmente con el panelador Hasegawa). De nuevo, el kit muestra sus debilidades al tratar de repanelar la nariz. Las líneas de remaches no calzan entre las dos mitades. Lija para borrar y fuerza bruta para redibujar es lo único que queda. Juego para ALR.

Preocupado de resolver los problemas generales de calce del kit, dejé un poco de lado la cabina. ¿Recuerdan que la ‘bañera’ de la cabina quedó con un ángulo muy inclinado? Bueno, esto implica que es necesario cortar la consola central del tablero de controles. En esto no hay mayor problema. La cosa se pone complicada al tratar de ensamblar la pieza del display  y efectivamente cerrar la cabina con la transparencia delantera. La pieza simplemente es muy gorda y no hay nada que se pueda hacer excepto cortar y lijar. O rehacerla. Más aun, la forma del panel de controles no tiene nada que ver con la forma de la transparencia. No hay forma de embutirlo todo dentro de la cabina. Al menos no hay problema con la altura del asiento.

¿Solución? PJ Productions a la carga. A pesar de ser la pieza que supuestamente va con un Mirage V (o al menos eso creo), la forma es mucho más correcta, y todo el display se ve mucho mejor. Unos trocitos de plástico, un poco de alambre y tenemos algo considerablemente mejor que lo propuesto por RV. ¿Veracidad? Mejor no me pregunten, la cabina se cierra y parece Mirage. Es suficiente. Finalmente, la cabina se pinta en varios tonos negros y grises oscuros y se agregan detalles con calcas de paneles de controles sobrantes, buscando dar con el efecto Mirage.

Vamos por el set. Ya con todo esto armado, solo quedan los detalles menores que es un kit como este, nunca son menores. Pero antes de eso, el plástico ha sido extremadamente manoseado (y por naturaleza es un poco opaco) por lo que necesitamos mejorar la base para la pintura. Primero lija 2000 para emparejar y luego pulir. Una técnica poco ortodoxa es usar lo que tenía en ese momento a mano: Tamiya Polishing Compound. Una pasada de los tres tipos – grueso (coarse), fino (fine) y terminación (finishing) – y el plástico comienza a relucir. Más importante aún, las distintas texturas de pegamentos y masillas se funden de mejor forma con el plástico, lo que evita ese efecto ‘halo’ en las zonas donde se nota la diferencia entre texturas. Como esto no es la forma idea de pulir, es necesario limpiar la superficie con agua, jabón y un cepillo para retirar las acumulaciones de cremas en las rendijas (mortales para la pintura). Con eso se pierde el brillo, pero acá no estamos por el brillo, sino que por la superficie extra lisa. Con esto listo, se termina de pegar los detalles finales. Acá dos cosas. Error mío, pero pegué las tomas de aires al revés (pequeñas en la parte superior y grandes en la inferior), y el plástico es tan frágil que tratando de limpiar los brazos del tren trasero estos se desintegraron en mis manos. A reemplazarlos con plástico de la bendita caja de sobrantes. Con esto ya se empieza a ver la luz. Me (auto)concedo este set. Vamos al desempate.

Acá hay un video con los comentarios técnicos previos al set de desempate, todo listo para comenzar con la pintura. De hecho, creo que fue hecho dos minutos antes de imprimar.

Ya en la recta final, por fin me siento en mi terreno. Siempre me he considerado más pintor que constructor. Como siempre, vamos por imprimante. En esta oportunidad en negro para ir por un ‘black basing’ (BB). Entre tanta línea de panel y remache no tiene sentido intentar prepanelar. Noten lo lisa que la superficie se ve con imprimante (spray Citadel). Quizás vuelva a pulir los plásticos de mis aviones…

Las normas del BB dicen que debemos pintar manchas de grises oscuros y claros de tal forma de producir cambios de tonos en la pintura (y un poco marcando paneles). Nada fuera de lo normal hasta acá. Como este no es momento de ser conservador, vamos a ‘robar’ los conceptos que he aplicado en 1/35, específicamente de la técnica llamada ‘black and white’. En esta oportunidad, produciremos desconchones en bordes de ataque y zonas donde se espera que las tripulaciones manoseen la aeronave. También, a marcar compuertas y parafernalias varias. Considerando que la maqueta tiene una cantidad sideral de remaches, no tiene sentido hacer un acabado limpio. Todo esto fue hecho con pinturas Vallejo y las lavables de Ammo Mig, con técnicas como pincel seco y esponjas.

Para la pintura, me decidí ir por el clásico camuflaje de tres colores y los triángulos negros y amarillos de identificación. No hay cabida para conservadurismos. Las pinturas seleccionadas fueron las del set IAF de Ammo Mig. Las pinturas funcionan bien, pero el verde es muy claro y no quede nada contento con eso (y las ganas de terminarlo impidieron que repintara el verde).

Los colores fueron aplicados con mucho cuidado, enmascarando para cada tono por separado (con blue-tack y cinta). La idea era no estropear el trabajo base. Cuando me di cuenta que el verde era muy claro, procedí a aplicar una serie de filtros localizados en verde oscuro. Con esto seco, se aplicó un filtro general en café. El objetivo fue añadir calidez y fundir los colores. Todo esto fue realizado con oleos artísticos. Los triángulos fueron enmascarados usando los esténciles provistos por el kit (muy útiles). Cuando pinto colores como el amarillo de identificación en este caso, me gusta que se vea amarillo de verdad (y no una cosa oscurecida), por lo que siempre aplico una capa de blanco. Esta es la única forma de lograr que los colores vibren. Todo esto fue hecho con acrílicos Tamiya (blanco, amarillo + naranja, negro + gotas de gris). Con todo esto seco, se corrigieron algunos detalles, un poco más de desconchones con esponjas y se pintaron los trenes de aterrizaje y pozos con aluminio de K4. Este set tiene un claro dominador (yo).

Unas buenas capas de barniz brillante Humbrol (acrílico) sellan el destino del kit. Las calcas son de muy buena calidad, aunque muy delgadas, así que deben ser manipuladas con precaución. Decalfix de Humbrol es más que suficiente para fijarlas a la perfección. Con todos los pasos anteriores de desgastes y sombras, no queda mucho más por delante. Remarcamos los paneles con paneliners de Monkey Modelling Paints, gris en la parte inferior y café en la superior (nunca negro puro). El plástico tiene tanto detalles bajorrelieves que es mejor pintarlo todo y luego limpiar con diluyente para oleos y cotonitos. Sorprendentemente, después de todo el trabajo de armado y pintado, creo que un 95% de los detalles del plástico saltan a la vista. Algunos detalles menores fueron pintados a mano y un poco de pigmentos por ahí y por allá (trenes de aterrizaje) completan los efectos visuales.

Aunque fui muy escéptico con este kit (y aun creo que tiene varias fallas y problemas de forma), a lo largo del proceso de armado y pintado se ganó mi corazón, y creo que gané el partido contra RV. Creo que hay muchas cosas que pude hacer mejor, y que las haré mejor para la próxima. Siempre es especial para mí hacer un Mirage, ya que es uno de mis aviones favoritos, pero también es uno de los primeros temas que me motivaron a escribir en el blog.

miragefernando

Esta maqueta participó en el desafió versus del grupo Super Modelistas Chile. Mi contrincante fue mi amigo Fernando Lamas de Mandarine Juice. Mucha información sobre el kit fue descubierta junto a él, y compartimos muchos de los retos y frustraciones. Puedo decir que esto es parte de un esfuerzo grupal, y le agradezco a Fernando su ayuda. Mi maqueta resultó la elegida como ganadora por el público en una muy estrecha ‘batalla’, pero creo que su trabajo es de la más alta manufactura. Es posible que seamos los únicos que hemos publicado en internet Mirages RV Aircraft. Ojala que ahora vengan más.

 Finalmente, acá esta la galería de la maqueta terminada:

dsc_0518

Advertisements