Texto: Fernando Lamas. Edición: Adrian Leguina

Nadie puede negar que desde hace algunos años estamos en la época dorada del modelismo. Nuevos fabricantes, mejoras en la calidad, variedad de temas, etc… ¡Esperemos que dure algún tiempo más! Es importante observar el rumbo que sigue la industria, ya que marcan el paso con el cual se desarrollarán nuevos moldes y productos. Los consumidores (sí, consumidores ya que compramos los productos) no somos modelistas para la industria, somos sus clientes. El mercado, ofertas y demandas, definen (aunque no completamente) nuestros hábitos de consumo.

En este modelo de industria modelista ¿Como se mueve el mercado? De acuerdo a tendencias, modas, economía mundial, influencias externas, etc… Y estos son algunos de los aspectos no siempre considerados que permiten entender los cambios radicales que han presentado ciertos fabricantes, ya sea en calidad, detalles, nuevas líneas temáticas y hasta la simplificación del modelismo en sí, volviendo al snap. Como ejemplo de esto ultimo, vean el nuevo lanzamiento de Meng.

China, hoy uno de los polos de la industria modelista, es la capital de la producción del mundo y de la logística también. Gracias a esto, tenemos dos fenómenos: las antiguas compañías europeas y norteamericanas han desplazado su producción a China y una importante proliferación de (ya no tan) nuevos fabricantes Asiáticos.

Es lógico deducir que debido al primer fenómeno, los fabricantes asiáticos lograron adquirir el know-how de otras empresas establecidas (modelo ‘estándar’ de negocios chino). Como consecuencia, los nuevos fabricantes asiáticos, antes de baja calidad (¿recuerdan los primeros kits Trumpeter y todas las copias de kits Academy y Hasegawa?), al día de hoy marcan la pauta en innovaciones.

Sin embargo, no todo es oro. La mayoría de las marcas chinas definen estándares de calidad dependiendo de su consumidor objetivo. Ejemplo: Trumpeter y HobbyBoss, dos marcas de la misma empresa, pero con diferentes targets (sobre/baja ingeniería, mas/menos fallas en sus formas). ¿Por qué ocurre esto? En una industria donde lo fundamental para el desarrollo de un nuevo kit debería ser la investigación histórica e ingenieril rigurosa, los modelistas somos meros consumidores. Nosotros consumimos muchas veces orientados por la moda actual. ‘Si es nuevo, es mejor’… Gracias Apple.

Mientras tanto en Europa, conocida como la cuna del modelismo, fabricantes clásicos como Revell se hacen conocidos por una combinación entre moldes con mas de 30 años de antigüedad, limitado número de nuevos lanzamientos de calidad y re-envase de kits de otras marcas (acuerdos comerciales con Hasegawa y Zvezda por ejemplo). En el caso particular de Revell, se han visto obligados a cambiar de acuerdo a la necesidad, creada por el mercado, dirigiéndose hacia los modelistas primerizos con moldes “snaps” (técnica más que probada por Bandai, desde el 95 o 96 si la memoria no me falla). Sus intentos, sin embargo, se limitan en lanzar otro BF-109 (No sé qué más se puede hacer, creo que con lo que existe en el mercado está MAS que resuelto, ¿para que otro más?).

El futuro de los fabricantes Europeos quizás está en manos de los Checos, maestros indiscutibles del modelismo en 1/72. Sacando moldes de modelos poco conocidos, han avanzado a pasos agigantados. Pero aún tienen fallas que les impide acceder a mercados globales.

Italeri, en su eterno afán de relanzar los mismos productos (mejorados, según ellos claro) explota al máximo sus moldes. Es una excelente estrategia desde el punto de vista económico, ya que los gastos están más que amortizados. Nosotros nos quejamos, pero si lo siguen haciendo es porque los productos se venden. O sea, tienen suficientes consumidores. Dragon en China hace lo mismo, infinitas variaciones de un mismo molde, los modelistas se quejan pero siguen vendiendo lo mismo con pequeñas mejoras y adiciones. Creo que pocos modelistas saben que Dragon está diversificando su línea de productos, ahora maneja licencias [como Revell] y poco a poco se aleja del modelismo como negocio para ser más un fabricante de Juguetes.

Los japoneses van a sus aires, no se apuran en lanzamientos ni pelean con otras compañías. Esos tiempos forman parte de su pasado. Actualmente se dedican a su modelo de negocio contenido (al estilo japonés) ¿Por qué? Sus consumidores son leales, muy leales. Si tenemos la opción de comprar un modelo, seguramente pensamos (o soñamos) con una caja Tamiya, Hasegawa, Fujimi, Fine Molds, etc… Made in Japan en modelismo es sinónimo de calidad. Tal vez no sean lo mas innovador en matricería, pero sabemos que los calces serán casi perfectos. ¿Como consumidores creo que todos preferimos calidad?

Tocará ver con el paso del tiempo si las decisiones y rumbos tomados por las empresas fue el acertado. Como consumidores, mas que como modelistas, tenemos el poder de influir en las decisiones de los fabricantes (que ellos deseen escucharnos es otra cosa). Un claro ejemplo de esto: AMK, Kinetic, etc. Antes de lanzar un molde preguntan en varios foros y aceptan sugerencias. Italeri también lo hizo recientemente. Curiosamente, casi nunca hacen caso.

En fin, hay que ser pacientes y esperar para ver que nos depara el futuro del modelismo. Mientras tanto disfrutemos de la época dorada y no se olviden que nosotros (o nuestras billeteras) tenemos el poder de premiar o castigar a los fabricantes.

Advertisements