Sin entrar en los motivos por los que dejé de publicar en el blog, y hacer modelos del todo, es que quería escribir unas reflexiones rápidas basado en lo que he visto ocurre hace casi un año desde mi desaparición del mundillo. Lo otro se comenta después…

No veo mas que promesas incumplidas. Promesas incumplidas por mi parte (mea culta), promesas incumplidas de fabricantes de modelos y de los fabricantes de insumos.

La revolución de las pinturas acrílicas al agua y no toxicas no fue tal. Hemos visto una de las grandes volteretas publicitarias del ultimo tiempo. Una derrota disfrazada de innovación y colaboraciones estratégicas. Ni la caridad estilo Lance Armstrong los salvó. Ya está, los japoneses ganaron con su fórmula y ya habían ganado hace décadas atrás. Otros fabricantes vuelven a las llamadas lacas (incluso Tamiya se cubre las espaldas en este aspecto). ¿Novedades? Pocas. Parece el fin de la burbuja modelista, saturación de oferta, de los concursos internacionales y colaboraciones transatlánticas. Ni las redes sociales aguantan más innovación comunicacional.

En resumen, una vuelta a la ‘normalidad’. Aunque quizás yo sea único que lo vea como normalidad…